Gestar ideas, parir proyectos, criar modelos

Un grupo de mujeres en Barcelona se organiza bajo el nombre de Creadoness, para coordinar y potenciar una red de mujeres en situación de vulnerabilidad, migrantes y víctimas de la violencia de género, a través de producciones que son un entramado que combina diseño, calidad y compromiso social. Desde los principios de la Economía Social y Solidaria (ESS), apuestan por un modo de hacer economía poniendo la vida en el centro, y dando cuenta de otras formas de organización del trabajo y la producción, ofreciendo otras alternativas al sistema actual, una forma de crear economía de manera más justa y solidaria desde una perspectiva inclusiva, feminista y ecológica.  En este artículo nos cuentan su experiencia y su hermosa organización…

 

 

Por Silvina Merino

Un miércoles 8 de marzo del 2017, en el corazón del barrio de Gracia de la ciudad de Barcelona, parimos un proyecto de perspectiva feminista, intercultural y de Economía Social y Solidaria, que bautizamos CREADONESS. Es una hija con forma de araña que va tejiendo redes por donde camina. Cuando escogimos el nombre, buscábamos que estén incluidos los pilares que anclan el programa: Creatividad, Mujeres y Economía Social y Solidaria (ESS). Al gestar un proyecto innovador entendimos que le corresponde una palabra creada, porque diseñamos un modelo sin referentes, aunque no somos primerizas.

En los tres años de vida hiló una urdimbre que sostiene, potencia, empodera y forma a un grupo de mujeres migradas, refugiadas, y supervivientes de violencia de género en la ciudad de Barcelona. Los nudos que sostienen la trama son las alianzas entre entidades y organizaciones sociales para lograr los objetivos de generar nuevas oportunidades sociales y laborales a mujeres en situación de vulnerabilidad dentro del emprendimiento textil.

Como entidad dedicada y comprometida con la igualdad de género, la convivencia intercultural y la inclusión sociolaboral de personas vulnerables, proponemos espacios y recursos para el desarrollo y formación tendientes al cambio vital personal y comunitario.

En Cataluña, más del 26% de las mujeres han vivido violencia de género grave a lo largo de su vida, con una especial incidencia en mujeres jóvenes, si aquello sumamos que son mujeres migradas, sin red y a veces casi sin el idioma, se vuelve todavía más urgente la acción. 

El colectivo de mujeres en situación de vulnerabilidad lleva asociado el fenómeno de la feminización de la pobreza, de aquí proponemos el trabajo con este perfil, porque creemos que es necesario apoyar, acompañar y formar, para luchar por la igualdad de oportunidades y la vida digna. 

La célula madre que inició esta incubación estuvo relacionada a responder un par de preguntas: ¿Cómo ofrecer un espacio viable para superar las desigualdades de oportunidades que la cultura y el sistema generan? ¿Cuál es mi aporte, desde mi metro cuadrado de influencia, para construir un espacio plural, diverso e inclusivo? ¿Cómo puedo ser coherente con mis sentipensares y modo de actuar en el mundo?

Responder estos cuestionamientos ideológicos no es tarea fácil, y materializarlos menos aún, y por ello su respuesta no es simple. 

En principio estuvo muy claro que, como feminista, mi lucha era trabajar por generar igualdad de oportunidades, sobre todo con aquellas mujeres que sobrevivieron a situaciones de violencia de género o que se encuentran en situación de riesgo de exclusión, con especial atención a personas migradas y refugiadas, porque la interseccionalidad y el cruce de opresiones aquí, más que una categoría, es una soga que aprieta. Con la certeza que la lucha se libra en las calles y en las aulas desde la educación popular, impartimos formaciones para que las personas que están en los márgenes pasen a ser el centro. 

El programa social

Convencidas que el empoderamiento debe articular lo simbólico, lo corporal y lo económico, en Creadoness lo aplicamos como una trenza en que se combina trabajo personal, intelectual y manual; teniendo al arte y la creatividad como eje vertebral, ya que es el motor que nos impulsa a la transformación personal y social. 

Durante siete meses estimulamos el potencial creativo a través del acompañamiento arte terapéutico y el desarrollo de habilidades emprendedoras a través de la herramienta de Teatro de las Oprimidas. En Arteterapia trabajan en torno al concepto de mujer creadora: protagonista de su historia, tejedora de sus redes y constructora de su camino laboral. Con la herramienta del Teatro se estimula el espíritu emprendedor, se trabaja la confianza, la comunicación no verbal y se ensayan nuevas posibilidades de ser y hacer.

Al tiempo, en las formaciones las mujeres reciben las bases teóricas de emprendimiento aplicado al sector textil; desde la idea de negocio, figuras jurídicas, cooperativismo, marketing, inversión, costes y educación financiera.

Las mujeres no sólo reciben formación y nivelación en costura. Los talleres se entrelazan con arteterapia y meditación. Nacimos en el siglo XXI para hilvanar feminismos y sostenibilidad, y recuperar el oficio de la costura desde una perspectiva comunitaria y social.

Una vez finalizadas las formaciones y alcanzando los estándares de calidad, se incorporan en la fase de producción para la marca asociada al programa, y así contribuir en la microeconomía comunitaria.

Nuestro propósito es estimular la auto-ocupación y el desarrollo de proyectos emprendedores en el mundo textil y que las mujeres sean capaces de emprender, de construir el camino propio, liberarse de las dependencias o precariedades económicas, a base de sus propias ideas y acciones, creando comunidad, cooperación y calidad de vida.

La marca

En el mes de septiembre, hemos definido la marca Creadoness Moda Sostenible y lanzamos la tienda online www.creadoness.com, como estrategia de resistencia y de readaptación a la crisis Covid. Allí ofrecemos los productos realizados por las mujeres durante el programa y las ganancias son para reinvertir en el proyecto y darle sustentabilidad y continuidad.

Apostamos por la singularidad de cada objeto textil, como lo es cada mujer que lo elabora y quien lo compra. Los productos son piezas únicas. Trabajamos en series limitadas con patrones atemporales y funcionales, que huyen de las tendencias de usar y tirar, haciendo que los accesorios sean pequeños tesoros que puedan usarse con el paso del tiempo.

Trabajamos con materiales 100% de algodón y veganos. De nuestros materiales, el 30% es reciclado, de esta manera le damos una segunda vida a los tejidos. Utilizamos patronaje zero waste: combinamos la elaboración de los patrones de las piezas de tal manera que no se generan residuos textiles.

Las producciones de Creadoness son un entramado que combina diseño, calidad y compromiso social.

En Creadoness nos organizamos a través de los principios de Economía Social y Solidaria. Apostamos por un modo de hacer economía poniendo la vida en el centro, y dar cuenta de otras formas de organización del trabajo y la producción, ofreciendo otras alternativas al sistema actual, una forma de crear una economía de manera más justa y solidaria. 

¿Y tú qué haces para ser el cambio que deseas ver en el mundo?